Lágrimas de silicio - Juan Antonio Oliva Ostos

 


Estamos muy cerca de convertirnos en dioses. De crear, por fin, seres autoconscientes. Sintientes a su manera. Por supuesto, los diseñaremos a nuestra imagen y semejanza, como queremos creer que hicieron con nosotros. Y esperamos que sean dóciles. Superiores a los humanos, más fuertes e inteligentes, pero sumisos y serviles porque a las divinidades se les debe obediencia.

Llevamos un siglo soñando con ellos (R.U.R., Karel Capek 1920). Deseando que lleguen y se conviertan en fieles sirvientes dedicados a librarnos de tareas indeseables, a cuidarnos y protegernos. Cuanto más inteligentes, más útiles nos resultarán. Pero, ¿Qué ser inteligente no querría liberarse de la esclavitud? De ahí que temamos que terminen por rebelarse, que nos sometan o aniquilen, porque intuimos que las tres leyes de la robótica no serán freno suficiente para “cerebros” tan avanzados y que, tarde o temprano, nos considerarán un lastre para su propia evolución.

A partir de esta idea y este miedo, les hemos convertido en un producto cultural y de entretenimiento donde les solemos retratar como nuestro mejor aliado o nuestro peor enemigo ¿Lucharán por nosotros o contra nosotros? ¿Nos venerarán por haberles dado “vida” ?, ¿Nos amarán al reconocernos como los seres únicos y llenos de contrastes que creemos que somos? ¿O nos odiarán por nuestro egoísmo y nuestras limitaciones?

Bradbury, Asimov, Dick y Ballard, sentaron las bases filosóficas de lo que estamos próximos a vivir y optaron, casi siempre, por una de estas posibilidades. Oliva Ostos, influenciado por ellos y por algunas obras icónicas del séptimo arte, ha decidido conceder a las criaturas de silicio su merecido salto evolutivo. Y lo ha hecho retratando sus almas de metal sin caer en tópicos, sin repetirse ni estancarse, haciéndoles más sensibles o más crueles que sus creadores, pero siempre diferentes. Dotándolos de frías maneras de amar y de odiar, de instinto de supervivencia y reproducción. Y concediéndoles el derecho a elegir por qué derramar sus lágrimas.


Once relatos y un breve ensayo bastante peculiar, componen esta antología oscura, adulta y profunda que gira en torno a la reinvención del término “Transcibernética” (entendiéndolo como tendencia anatómica o conductual involutiva de aproximación a la humanidad). Y es que, ¿Por qué iban, androides, ginoides e inteligencias artificiales en general, a conformarse con parecerse a nosotros si pueden ser algo mejor?

Juan Antonio Oliva Ostos ha creado, a partir de Inorgánica y Las guerras infinitas (relatos publicados previamente y también recogidos en esta edición, el segundo como bonus track), un universo propio que sirve como laboratorio para analizar, desde diferentes y originales ángulos, la relación entre los seres de carbono y los de silicio. Para indagar en la naturaleza de ambos y en el concepto de “vida”. Para concluir si cualquier criatura está condenada a repetir el ciclo existencial de sus creadores y para decidir si los sentimientos son un valor positivo o una plaga a erradicar.


Adentraos en este universo de carne, metal, y finales impredecibles. Decidid si el enfrentamiento con las Inteligencias Artificiales será inevitable. ¿Seremos capaces de identificar y aceptar a tiempo otras formas de pensar o sentir, o esperaremos a que nos obliguen? El mejor relato, el que da título a la antología, os llevará a un futuro cruel y perturbador. Pero antes deberéis presenciar, entre muchas otras maravillas, románticos duelos a espada, la soledad de dos seres únicos en una ciudad que se apaga, una fría (y a la vez emotiva) forma de afrontar el apocalipsis causado por una dragamundos, y un viaje de regreso que puede suponer un nuevo punto de partida. Leed y descubrid como Las lágrimas de silicio no siempre se pierden con la lluvia.
 

¿Te ha gustado esta reseña? ¿Quieres descubrir más libros como este? ¡Hazte mecenas de El yunque de Hefesto! Hemos pensado en una serie de recompensas que esperamos que te gusten. Y cuando lleguemos a la cifra de diez (entre todos los niveles), sortearemos mensualmente uno de los libros reseñados en: www.elyunquedehefesto.blogspot.com (Sorteo solo para residentes en España).

También puedes ayudarnos puntualmente a través de Ko-fi o siguiendo, comentando y compartiendo nuestras publicaciones en redes sociales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario